Desde la nueva Comisión Europea se luchará para reducir la migración irregular, combatir las mafias y traficantes y el crimen organizado. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, manifestó que desde la Unión Europea ha de preservarse el derecho al asilo y la mejora de la situación de las personas refugiadas.

Se pretende alcanzar un nuevo Pacto de Migración y Asilo que cuente con el respaldo de todos los Estados miembros y sea efectivamente cumplido por los mismos. Además, se reforzará el poder de la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas con la introducción de 10.000 nuevos efectivos.

Con ello, además, se ofrecerá una perspectiva de futuro y ayudas económicas a los Estados que soportan y han soportado mayor presión de migración, entre los cuales se pueden encontrar Grecia, Malta y, en menor medida, España.  

Se intentará adoptar un paquete legislativo basado en la reforma del Reglamento de Dublín, que responsabiliza al primer país de entrada del migrante de la tramitación de su solicitud de asilo.

Durante el año 2018 se produjeron notables avances en cuanto a las previsiones de la Agencia Europea de Migraciones para la externalización y control de fronteras. Dentro de los datos que manejamos actualmente respecto a la situación en Libia, podemos destacar los siguientes:

  • 400 guardacostas libios han sido entrenados por los Estados miembros desde el año 2016
  • 235 personas fueron rescatadas por los guardacostas libios en 2018
  • 700 personas recibieron asistencia médica
  • Se han rehabilitado o equipado de nuevo 16 infraestructuras, entre las cuales encontramos hospitales o escuelas
  • Hasta la fecha, más de 37.000 migrantes han recibido ayuda para regresar de Libia a su país de origen y más de 2.500 personas necesitadas de protección internacional han sido evacuadas de Libia a un tercer país.

 

Las prioridades de la Unión Europea para el período 2018 – 2021 para la lucha contra el crimen organizado se centrarán en las siguientes áreas:

  • Cibercrimen;
  • Fraude documental;
  • Tráfico de drogas;
  • Delitos contra las finanzas;
  • Inmigración ilegal en la Unión Europea;
  • Tráfico de armas de fuego;
  • Delitos contra el medio ambiente;
  • Trata de seres humanos;
  • Asaltos y robos organizados; y
  • Delitos económicos y fraude del carrusel

 

La Unión Europea ya ha ido abordando la migración legal a través de la aprobación de diferentes medidas y normativa, entre las cuales encontramos:

  • El modelo uniforme de permiso de residencia;
  • La tarjeta azul de la UE para la entrada y residencia de trabajadores altamente cualificados;
  • El permiso único de trabajo;
  • El permiso de residencia para las víctimas de trata de seres humanos;
  • La entrada con propósitos de estudio o investigación;
  • Entre otras

 

Otro de los asuntos que la Unión Europea tendrá que atajar a lo largo de esta legislatura será el auge de los diferentes partidos políticos nacionales con discursos racistas, xenófobos y contra la inmigración, que vulneran de manera clara el discurso y los valores europeístas.

Estos discursos xenófobos contrastan con los datos que se manejan desde Eurostat. Así, en la UE se registraron durante 2018 la cantidad de 637.895 solicitudes de asilo, frente a las 704.630 de 2017 y las 1.259.265 formalizadas durante 2016.

Asimismo, el precio de prescindir de Shengen es el siguiente: solo una hora de tiempo de espera adicional en las fronteras interiores podría fácilmente costar a las empresas 3 000 millones de euros al año.

Los datos humanos son trágicos: de 2014 a 2018 fallecieron en el Mediterráneo más de 17.000 migrantes.

La conocida como «criminalización de la solidaridad», conforme a la cual parece castigarse a las organizaciones que prestan ayuda a refugiados y migrantes será otra de las temáticas a tratar por la UE. A modo de ejemplo encontramos la situación de Hungría que aprobó en 2018 una disposición legal que endureció la represión de los trabajadores con personas solicitantes de asilo.

Por último, mencionar otros de los aspectos que se tratarán desde la nueva Comisión Europea:

  • El control de las fronteras exteriores
  • Un programa europeo de retorno
  • Canales abiertos para la inmigración cualificada y la conocida como Directiva de la Tarjeta Azul
  • Acuerdos de readmisión con terceros países

 

Desde fuentes europeas se aboga por una futura Agencia Europea de Asilo que coordine las peticiones de los distintos solicitantes de asilo, junto a la base de datos Eurodac.

Eurodac es el sistema europeo de comparación de impresiones dactilares de los solicitantes de asilo. A través de este sistema de información las autoridades competentes pueden comprobar si deben atender una solicitud de asilo o derivarla a otro Estado miembro, ya sea porque la persona haya solicitado asilo ahí previamente o porque haya entrado en la Unión Europea a través de sus fronteras.

 

La agencia europea asignaría a esa persona a uno de los Estados miembros, en función de la renta y población de cada Estado. Asimismo, la UE pasaría a tener un papel mayor en la cobertura de los gastos de las personas refugiadas.

Durante la crisis, el Mecanismo de Protección Civil de la UE proporcionó ayuda en especie inmediata. Se proporcionó un total de 900.000 artículos como mantas, camas y tiendas a los Estados miembros de la UE y a los países de la ruta de los Balcanes Occidentales.

La UE ha movilizado una ayuda financiera sin precedentes para los Estados miembros que se enfrentan a una mayor presión, como Grecia (2 000 millones EUR), Italia (885 millones EUR) y España (708 millones EUR).

Actualmente, la Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO) refuerza la cooperación entre Estados miembros en este ámbito y les ayuda a abordar situaciones críticas. Esta ayuda conlleva principalmente el despliegue, en los Estados miembros que así lo requieran, de equipos de apoyo al asilo que prestan su experiencia en relación con los servicios de interpretación, aportan información sobre los países de origen y conocimiento de la tramitación y gestión de los expedientes de asilo.

Como idea general, es necesario un planteamiento de la gestión de los flujos migratorios como elementos esenciales dentro de la sociedad europea, de tal manera que estos contribuyan al crecimiento económico y social de la UE.

Así, y tal y como se afirmó en el Informe 3/2018 del CES sobre el futuro del trabajo, son necesarios avances en la política migratoria, de asilo y refugio que favorezcan la integración socio laboral, el reconocimiento de cualificaciones y el desarrollo de las competencias  de las personas migrantes. Para todo lo anterior, sería necesario un mayor esfuerzo de armonización y especialmente, el levantamiento de trabas de carácter administrativo.

Las migraciones son inherentes a la naturaleza humana, y una garantía de avance de la humanidad. Nuestra sociedad está abocada a ser emisora y receptora de personas a nivel mundial.

Con todo, para ello es preciso que, a medio y largo plazo, esta se enfrente a un reto doble: la construcción de una política migratoria racional, y la creación de propuestas más amplias de convivencia y gestión de la diversidad.

De este modo, como declaró Filippo Grandi, «Salvar vidas en el mar no es una opción, ni una cuestión política, sino una obligación».

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28