Por Alejandro García Martín y Mario Villamor Nodal, de la oficina Europe Direct Ciudad Real

 

Antecedentes

El pasado 20 de marzo, el Gobierno húngaro, liderado por el primer ministro Viktor Orbán, del partido Fidesz-Unión Civica Húngara, presentó al Parlamento magiar una propuesta de ley orientada a extender el estado de alarma autorizado por decreto del Gobierno el 11 de marzo, con el fin de prevenir y mitigar las consecuencias del Covid-19.[1]

 

De este modo, la propuesta de ley se sometió a votación del Parlamento húngaro. En primera votación, se debía aprobar por mayoría de 4/5. Sin embargo, fracasó con los votos en contra de prácticamente todos los partidos. Pidieron a Orbán un límite de 90 días para ejercer los poderes especiales del Gobierno derivados de la crisis del COVID-19.

 

Orbán se negó e impulsó una nueva votación el lunes 30 de marzo, en la que bastaba con tener 2/3 de los votos. Esta vez sí lo logró, puesto que exactamente aquélla es la representación de su partido en el Parlamento húngaro[2].

 

Pero, ¿en qué consiste la ley?

La ley tiene dos pilares fundamentales. El primero, permite al ejecutivo hacer uso de poderes extraordinarios y actuar por decreto sin ningún límite temporal ni control parlamentario viable en la práctica, dado que su partido sigue detentando la mayoría parlamentaria.

 

El segundo, supone que la ley crea dos nuevos delitos: uno, el más polémico, relativo a que cualquier persona que publique información falsa o distorsionada, que interfiera con las actuaciones del Gobierno destinadas a “la adecuada protección de la población” o que cree alarma frente a la situación del coronavirus, podrá ser castigado con penas de prisión de hasta 5 años[3]; el otro, acerca de las severas privaciones de libertad para aquellos que violen el confinamiento y pongan en peligro a la población.

 

Si bien es cierto que la decisión de “censurar” la libertad de prensa se hará depender, en última instancia, de los tribunales la primera criba la efectuará el Gobierno, que decidirá si algo se ajusta o no a la realidad, como advierten desde Reporteros sin Fronteras[4].

 

Como afirmó Rupert Colville, portavoz del Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas, la legislación y medidas de emergencia deben ser estrictamente temporales, limitadas a abordar la situación y, por supuesto, deben ser revisadas por el poder legislativo y el judicial.

 

Aunque es imprescindible combatir el auge de la desinformación, se teme que, dados los antecedentes de Hungría y sus ataques al Estado de Derecho, se pongan en peligro la libertad de prensa y, en consecuencia, la libertad de expresión en el país.[5]

 

 

Los valores fundacionales de la Unión Europea se recogen en el artículo 2 del Tratado de la UE, siendo estos: “respeto de la dignidad humana, libertad, democracia, igualdad, Estado de Derecho y respeto de los derechos humanos, incluidos los derechos de las personas pertenecientes a minorías”, comunes a los Estados miembros.

 

La situación magiar ha provocado la reacción del comité de Libertades Civiles del Parlamento Europeo, que ya alertó sobre las medidas del estado de alarma decretado en Hungría. El propio presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, recordó que “nadie puede utilizar esta pandemia para socavar nuestras libertades”[6].

 

Por su parte, desde el Consejo de Europa se envió una carta[7] a Orbán advirtiéndole de que no se pueden adoptar medidas indiscriminadas, que vayan en contra de la democracia, el Estado de Derecho y el respeto a los derechos humanos. El primer ministro húngaro apuntó que si desde el Consejo de Europa no se ayuda al país que, al menos, no les dificulten su trabajo.  

 

Desde su propio grupo del Parlamento Europeo, el Partido Popular Europeo, 13 partidos de diferentes Estados miembros pidieron la expulsión (de manera indirecta, a través de una carta) del partido de Orbán, Fidesz, por considerar que las medidas adoptadas son “poco democráticas” – actualmente, este partido se encuentra suspendido de pertenencia al grupo político del Partido Popular Europeo. El primer ministro húngaro respondió que se dejen de “crear fantasías” sobre Hungría y que se centren en salvar vidas, que es la prioridad[8].

 

Hungría entiende que esta ley es necesaria para garantizar la salud de su ciudadanía y que durará el tiempo que tarde en controlarse la pandemia. Para derogarla necesitaría exactamente la mayoría con la que cuenta en el Parlamento húngaro.

 

Sin embargo, según informa The Guardian se ha propuesto acabar, mientras “se centra en salvar vidas”, con el reconocimiento legal de las personas trans. Así, el género pasaría a definirse como “el sexo biológico basado en las características de sexo primario y en los cromosomas”. El Consejo de Europa también ha informado de que esta medida contraviene los derechos humanos y la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos[9].

 

Distintas organizaciones como Amnistía Internacional[10] ya han advertido de que la potestad de gobernar por decreto puede durar más allá de la pandemia y esto habilita a Orbán a gozar de unos poderes casi ilimitados. Por ello, reclaman medidas proporcionales y bajo control de todo el Parlamento, respetuosas con los derechos y libertades fundamentales. Asimismo, estas organizaciones apuntan que durante la última década han observado que “el Gobierno húngaro no ha tolerado limitaciones constitucionales en el ejercicio de su poder”.

 

Ahora es responsabilidad de la Comisión Europea, como guardiana de los Tratados, analizar la conformidad de las medidas adoptadas por Hungría y determinar si han violado el Tratado de la Unión Europea[11], tras haber advertido que todas las medidas que se adopten durante la pandemia han de ser “temporales y proporcionadas”[12].

 

 

[1] Fuente: https://www.amnesty.hu/data/file/4846-unlimited-power-is-not-the-panacea-20200322.pdf?version=1415642342

[2] Fuente: https://elpais.com/internacional/2020-03-30/hungria-aprueba-una-ley-que-permite-a-orban-alargar-el-estado-de-alarma-de-manera-indefinida.html?utm_source=Facebook&ssm=FB_CM#Echobox=1585595289

 

[3] Fuente: https://www.es.amnesty.org/en-que-estamos/noticias/noticia/articulo/hungria-la-nueva-ley-para-la-crisis-de-la-covid-19-no-debe-conceder-poderes-ilimitados-al-gobierno/

[4] Fuente: https://www.rsf-es.org/news/hungria-rsf-teme-que-la-nueva-ley-de-coronavirus-de-orban-de-al-gobierno-poder-absoluto-sobre-los-medios/

[5] Fuente: https://www.ohchr.org/EN/NewsEvents/Pages/DisplayNews.aspx?LangID=E&NewsID=25750

 

[6] Fuente: https://europarl.europa.eu/the-president/en/newsroom/sassoli-on-hungary-parliaments-must-remain-open-and-the-press-must-remain-free-1?lang=es

[7] Fuente: https://www.coe.int/en/web/portal/-/secretary-general-writes-to-victor-orban-regarding-covid-19-state-of-emergency-in-hungary

[8] Fuente: https://euractiv.es/section/politicas/news/orban-le-contesta-al-ppe-no-tengo-tiempo-de-debatir-fantasias/

[9] Fuente: https://www.theguardian.com/world/2020/apr/02/hungary-to-end-legal-recognition-of-trans-people-amid-covid-19-crisis?CMP

[10] Fuente: https://www.amnesty.hu/data/file/4846-unlimited-power-is-not-the-panacea-20200322.pdf?version=1415642342

[11] Fuente: https://www.europarl.europa.eu/news/es/press-room/20200324IPR75702/ep-stands-up-for-democracy-in-hungary-during-covid-19

[12] Fuente: https://elpais.com/internacional/2020-03-23/bruselas-advierte-a-hungria-de-que-toda-medida-contra-el-coronavirus-debe-ser-temporal-y-proporcionada.html?rel=mas

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
© 2020 Europe Direct. Concejalía de Juventud e Infancia. Ayuntamiento de Ciudad Real.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo.