Por Mario Villamor Nodal y Teresa Pareja Sánchez

La polémica está más viva que nunca. El Parlamento Europeo dio luz verde a la nueva normativa europea sobre derechos de autor en el entorno digital, por 348 votos a favor.

Respecto al artículo 13 (actual artículo 17), como informa el Parlamento Europeo, busca mejorar la posición de los artistas al invocar su derecho a una remuneración justa cuando sus obras son utilizadas y distribuidas en línea por terceros.

 

Según el texto aprobado hasta el momento por la Unión Europea, las plataformas tendrán que velar porque el contenido que alojan no suponga violaciones de copyright. Es decir, servicios como Facebook, Twitter o Google tendrán que adoptar medidas y usar técnicas de reconocimiento de contenidos para bloquearlos directamente.

Hasta la fecha, para que se diera la situación de eliminar un vídeo debía existir una denuncia del poseedor de los derechos, pero no se monitorizaba la subida de este tipo de contenidos. Con esta nueva ley las grandes plataformas deberán monitorizar el contenido a escala masiva y detectar posibles infracciones.

Actualmente, el filtro de contenido de YouTube ya se le ha activado en varias ocasiones y se ha tenido que reclamar alegando un uso legítimo de los fragmentos. Con la aplicación de esta nueva directiva, las propias compañías como YouTube, Instagram o Twitter serían las responsables y se prevé que la aplicación del bloqueo sea mucho más estricta.

Como indica el youtuber Jaime Altozano, una de las soluciones que pueden realizar los creadores de contenido es pasarse al inglés. En el mercado anglosajón no se aplicaría esta normativa (pues se sigue la doctrina del “Fair Use”, como se explica en su vídeo) y esto les permitiría saltarse el filtro de YouTube para poder crear contenido sin temor a ser bloqueado.

Con todo, seguramente, y debido al coste de este tipo de monitorización, el requisito del actual artículo 17 solo se aplique a "grandes plataformas que alojen una cantidad significativa de contenido y que lo promuevan". Quedan por tanto fueras webs más pequeñas, aunque la línea entre un tipo y otra no está bien definida.

 

 

¿PERO QUÉ HAY DE CIERTO EN LAS ALARMAS QUE SE HAN ENCENDIDO EN TODOS LOS OPERADORES DIGITALES?

  1. Ahora se garantiza que los periodistas recibirán parte de los ingresos que la empresa haya obtenido por derechos de autor.

En este sentido, se busca que los editores de noticias obtengan más ventajas y remuneración del empleo de sus obras online. Más respeto a los créditos y a la autoría, ante la reproducción de las noticias online. Podremos compartir fragmentos sin necesidad de permiso, no textos enteros.

 

  1. Las plataformas online, como Youtube o Twitter, ahora pasarán a ser las responsables y las garantes del material protegido por derechos de autor sin previo pago que los usuarios suban a internet, incluso a través de terceros.

Mediante la adopción de unos filtros de carga se permitirá que los autores perciban una justa remuneración. La Directiva como tal no crea filtros automáticos en las plataformas en línea. Únicamente se aclara que una plataforma en línea no debe ganar dinero gracias al material creado por personas sin pagarles por ello.  El debate está presente: ¿resulta limitativo de la libertad de expresión? ¿Es el fin de los pequeños creadores? La respuesta es no.

 

  1. Se mantiene vivo el humor: gifs y memes están exentos de esta nueva regulación europea.

El uso de material ajeno protegido por derechos de autor ahora pasará a ser objeto de reconocimiento y de una remuneración que irá a parar al creador original del contenido. Vuelve la polémica: la criba que se hará para controlar, por parte de las plataformas digitales, ¿afectará a la forma en que los usuarios comparten los contenidos en línea? La respuesta ha de ser negativa.

Los Estados miembros pasarán a ser los encargados de proteger la libertad de subir y compartir contenido con intención de citar, criticar, caricaturizar, parodiar o imitar.

 

  1. El conocimiento en línea está exento. Así, la gigante enciclopedia digital Wikipedia no entraría dentro del ámbito de esta normativa.

Además, las pequeñas y medianas nuevas empresas tendrán unos requisitos menos estrictos que las grandes compañías en sus tres primeros años de actividad, cuyo volumen de negocios anual sea inferior a diez millones de euros y cuyo promedio de visitantes únicos mensuales no rebase los cinco millones.

 

  1. La «guerra» en materia de derechos de autor con EE.UU está latente.

De este modo, Estados Unidos es el principal beneficiario en cuanto a la remuneración por derechos de autor, a pesar de tener la UE muchos más empleos y obras protegidas.

El objetivo, por tanto, es claro: que los creadores europeos reciban una remuneración justa.

La Asociación Europea de Consumidores muestra su disconformidad respecto al texto, por su desequilibrio entre las partes afectadas. Google, por su parte, considera esta normativa dañina para la economía digital europea.

La Federación Europea de Editores la considera un impulso a la creatividad y al conocimiento europeo. Asimismo, para la Asociación Europea de Editores de Periódicos se ha producido un gran avance para el periodismo profesional.

Habrá que ver cómo implementa cada Estado miembro esta Directiva en su legislación y qué efectos tiene después.

 

Qué propone Google

Google ha recalcado que apoya los objetivos del artículo 13, aportando distintas soluciones. En este sentido, se busca una legislación que, al mismo tiempo que protege las infracciones de derecho, preserve los derechos de usuarios y creadores de compartir en internet.

Google persigue la colaboración entre plataformas y titulares de los derechos para delimitar e identificar qué contenido les pertenece. Además, que exista un mecanismo de notificación previo a la retirada y finalmente una negociación de buena fe donde identificar fácilmente las licencias y los derechos.

Igualmente, YouTube ha alentado a los creadores que expliquen en un vídeo su postura sobre el artículo 13 (actual artículo 17), e incluso ha creado una web dedicada, 'Save Your Internet', donde resumen su postura frente a la nueva ley.

                                                                                                                            

FUENTES:

https://saveyourinternet.eu/ y https://www.xataka.com/legislacion-y-derechos/que-articulo-13-que-google-youtube-estan-haciendo-campana

http://euroefe.euractiv.es/5533_dosieres/6043247_cinco-pistas-para-entender-la-nueva-normativa-europea-de-derechos-de-autor.html#;

http://euroefe.euractiv.es/6298_ciencia-y-tecnologia/6041599_europa-protege-los-derechos-de-autor-en-la-era-digital.html;

http://www.europarl.europa.eu/news/es/press-room/20190321IPR32110/el-parlamento-aprueba-las-nuevas-normas-sobre-derechos-de-autor-en-internet

https://www.xataka.com/legislacion-y-derechos/que-articulo-13-que-google-youtube-estan-haciendo-campana

https://www.youtube.com/watch?v=7gAlFi3K6lw

https://www.youtube.com/watch?v=FO0P_bJZMyI

Por Miriam Naharro Rozas y Mario Villamor Nodal

Desde el año 2016 el Brexit ha estado presente en la agenda política mundial y ha constituido uno de los principales quebraderos de cabeza del gobierno británico y de la Unión Europea, principalmente, por la situación en que quedará la ciudadanía de ambos ejes económicos y sociales una vez producida la escisión. De hecho, hay convocadas elecciones anticipadas en Reino Unido para el próximo 12 de diciembre (los terceros comicios que se convocan en los últimos cuatro años) y las oleadas de dimisiones en el gobierno británico no han dejado de sucederse.

La creación de una frontera fantasma entre Irlanda e Irlanda del Norte, la suscripción de acuerdos comerciales entre Reino Unido y la UE o la equiparación con otros territorios como Noruega… se han barajado distintas opciones para salvar la salida de Reino Unido, todo ello bajo la amenaza del regreso del terrorismo a la región del Ulster y el proceso de paz alcanzado en la región, además de volver a planear la independencia de Escocia, partidaria de la permanencia en la UE. 

Pero… ¿Qué es exactamente el Brexit? El Brexit constituye un proceso a través del cual Reino Unido pretende su retirada de la UE. Para ello, este país activó el procedimiento regulado en el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea. Este precepto regula la retirada voluntaria y unilateral de cualquier Estado miembro de la comunidad política y social europea. La retirada de un Estado miembro convierte a ese Estado miembro en un estado tercero, y también en estado tercero a efectos comerciales.

Este proceso empezó el 23 de junio de 2016, tras 43 años de pertenencia a la comunidad europea. A través de un referéndum, la ciudadanía británica se pronunció a favor de que su país abandonase la Unión Europea.

Este referéndum surgió como parte de una promesa de las elecciones de 2015 del entonces primer ministro de Reino Unido, David Cameron para apaciguar el elemento «euroescéptico» del Partido Conservador. El principal argumento de la campaña a favor de la salida fue que con el Brexit los/as británicos/as iban a "recuperar el control" sobre sus propios asuntos, en particular sobre sus fronteras, lo que permitiría un mejor control de la migración.

Londres votó mayoritariamente por la permanencia (el conocido como «Bremain»). Sin embargo, la periferia se inclinó por la salida de Reino Unido de la UE, con excepción de Escocia (62% a favor del «Bremain»), Irlanda del Norte (56% a favor de la permanencia en la UE) y Gibraltar (casi un 96% estuvo a favor de que Reino Unido no abandonase la UE). El Brexit, por tanto, ganó el referéndum con el 51,9% de los votos (una escasa mayoría, que choca contra la mayoría cualificada que debería requerirse para un asunto de tal calado).

Continuando con el relato, contamos con tres partes en esta negociación: por un lado, Reino Unido quiere abandonar la Unión con un acuerdo pero pretende efectuar alianzas comerciales con países de todo el mundo; en segundo lugar, la  UE pretende  proteger el mercado interior, es decir, busca evitar un «agujero» en la frontera por donde entren mercancías sin pagar los derechos de aduanas de paises terceros y, por último, debemos hacer referencia a la situación de Irlanda. En cuanto a este país, cabe decir que está teniendo una voz especial, dado que el Brexit perjudicaría su economía en gran medida. Además, el país desea cumplir el conocido como Acuerdo del Viernes Santo, suscrito entre los gobiernos británico e irlandés y que se saldó con la resolución del conflicto de Irlanda del Norte. 

 

Buena prueba de ello es que más del 80% de la ciudadanía irlandesa considera que la pertenencia de su país a la UE le ha sido beneficiosa, según los datos del último Eurobarómetro del mes de octubre de este mismo año. De hecho, históricamente su divisa era bastante débil en comparación con la libra esterlina y fue con la adopción del euro cuando Irlanda tuvo por fin estabilidad bancaria y generó mayor confianza entre los/as inversores/as.

Ahora, Reino Unido tiene la misión de buscar otros mercados, de suscribir acuerdos comerciales con estados terceros y con la UE pero, para ello, necesita entrar en el mayor número de mercados.

En este sentido, Trump apoya que Reino Unido salga de la UE y aspira a establecer acuerdos comerciales entre otros con este país, llegando incluso a sugerir un acuerdo sanitario que, desde la parte británica no se ve tan claro. En cualquier caso, lo que sí está claro es que Reino Unido puede aliarse con Estados Unidos y recobrar importancia desde el punto de vista comercial y económico una vez abandonada la Unión Europea.

De hecho, con el gobierno de Theresa May, se habló de retomar la oportunidad para retomar las negociaciones con la «Commonwealth», la mancomunidad de naciones compuesta por 53 paises soberanos independientes y semi-independientes, que comparten lazos históricos con Reino Unido y cuyo principal objetivo es la cooperación internacional en el ámbito político y económico. Londres busca ahora revivir los lazos con todas las antiguas colonias, ya que desde que se adhirió a la Comunidad Económica Europea, no podía negociar acuerdos de libre comercio de forma bilateral con terceros.

 

La novedad del acuerdo suscrito por Boris Johnson, actual Primer Ministro, reside en la desaparición del backstop o salvaguarda inglesa. Antes, el Ulster tenía derecho a permanecer indefinidamente en el mercado interior. Ahora, cada cuatro años habrá de pronunciarse si decide permanecer bajo «frontera británica» o en el mercado interior. Además, si UE o Reino Unido decidiesen «hacerse trampas» en los nuevos acuerdos comerciales (por ejemplo situando la etiqueta de “Hecho en Belfast”) sería el Tribunal de Justicia de la Unión Europea de Luxemburgo quien dirimiese el conflicto. De hecho, la relación futura que se pretende entre ambos ejes es la de zona de libre cambio, esto es, la supresión de algunos aranceles y cuotas y la reducción de los trámites burocráticos. Así, la relación futura será lo más cercana posible.

En cuanto a la posibilidad de una salida abrupta o «blanda», ya se votó por el propio Parlamento británico el pasado mes de marzo que el abandono de la UE habrá de ser pactado. El ya mencionado artículo 50 impone que, si no se llega a un acuerdo, los tratados de la UE dejarán de aplicarse al país dos años después de la notificación.  Con Irlanda se prevé que sigan aplicándose durante más tiempo y, de hecho, tanto Bruselas como Londres se comprometieron a mantener abierta la frontera irlandesa, siendo la prioridad preservar el Acuerdo de Paz del Viernes Santo.

El futuro acuerdo de retirada,  afectará tanto a la ciudadanía de la UE como a los nacionales británicos que deberán residir legalmente en el Estado de acogida al finalizar el periodo transitorio de negociación del Brexit.

Aun así, si finalmente Reino Unido llegase a abandonar la UE sin acuerdo, la ciudadanía británica que resida legalmente en España antes de la fecha de salida de la UE, adquiriría el estatus de residencia legal durante 21 meses, obviando el hecho de que dispongan o no de documento de residencia.

Si hubiese acuerdo, los/as ciudadanos/as británicos/as que lleguen a residir en España antes de concluir el período de implementación tendrán derecho a registrarse como residentes en España.

Una de las principales consecuencias de la salida es que Reino Unido se considera la quinta economía más grande del mundo, por lo que su salida tendría consecuencias a nivel mundial y para todos los países (incluso afectaría en temas en los que no solemos reparar como mayor burocracia para el permiso de circulación por carretera, actualmente válido a nivel de la UE).

La inestabilidad en los mercados podría desencadenar unas consecuencias imprevisibles (de hecho, se habla de una reducción de entre el 2,5 y el 3,5% en el PIB británico). En 2017, el Reino Unido aportó al presupuesto de la UE 10 580 millones de euros. Asimismo, recaudó en nombre de la UE 3 970 millones de euros en derechos de aduana, de los que retuvo un 20 % en concepto de tasa administrativa.

Dinamarca, Países Bajos, Austria y Suecia se benefician de una reducción con un montante fijo en sus contribuciones al presupuesto; las contribuciones de Dinamarca, Irlanda y Reino Unido se ven reducidas porque no participan en algunas políticas en el campo de la Justicia y los Asuntos de Interior.

Otra consecuencia en este caso a nivel europeo es que la salida complicaría las relaciones comerciales entre los países, ya que Reino Unido aporta casi la mitad de sus exportaciones a la UE. Otro dato relevante en este asunto es el tema de la logística, ya que se lleva a cabo a través del túnel de canal de la Mancha y muchos camiones diariamente cruzan con productos y mercancías de origen español.

 

Nuestra región también se verá indudablemente afectada, dado que el mercado británico es uno de los principales para los productos castellano-manchegos. De hecho, desde la Junta de Comunidades se ha habilitado un enlace especial con información referente a este tema: https://www.castillalamancha.es/gobierno/vicepresidencia/estructura/dgvriae/actuaciones/retirada-del-reino-unido-de-la-ue-brexit

Entre los sectores económicos de Castilla La-Mancha que pueden verse afectados por esta situación, destacan tres:

  • En primer lugar, el mundo del automóvil. En Guadalajara hay instaladas empresas que fabrican componentes y piezas de coches.
  • En segundo lugar, la industria agroalimentaria, destacando la producción vinícola.
  • Por último, el sector de los bienes de consumo, donde se pueden ver afectados la fabricación de muebles, calzados y textiles.

 

Actualmente la UE y Reino Unido han acordado una extensión flexible del Brexit hasta el 31 de enero de 2020. Dicha fecha se establece como límite, dado que si Londres consiguiese ratificar con carácter previo el acuerdo de salida, podrían abandonar antes la UE. A pesar de las críticas por la flexibilidad de la UE en cuanto a la salida del bloque británico, cabe remarcar que conforme al artículo 50 del Tratado, la UE no puede negarse a conceder una prórroga cuando sea por razones justificadas. Cuando sí se prohibiría es si se constatase que Reino Unido «está jugando al gato y al ratón». Ahora nos encontramos ante una prórroga técnica: Boris Johnson ha sido incapaz de que el Gobierno británico vote su acuerdo. De este modo, solo se contemplaría una posible prórroga adicional si Reino Unido revocase su intención de abandonar la UE (que parece imposible que esto se produzca).

Bajo nuestro punto de vista, no es sólo la salida de Reino Unido: es la apertura de una herida en el resto de la Unión Europea, aunque el negociador jefe europeo del Brexit lo vea como una gran oportunidad si se aprovecha de manera positiva para la cohesión del territorio europeo.

 

Fuentes consultadas:

Por Mario Villamor Nodal, técnico del centro Europe Direct Ciudad Real

 

La alfabetización mediática se refiere a la capacidad de acceso, comprensión, creación y evaluación crítica de los distintos medios de comunicación[1]. Esta es una de las claves para combatir la desinformación en los medios de comunicación.

Desde la UE ya se advierte del fuerte auge que está adquiriendo la política de desinformación, principalmente de los gobiernos chino, ruso y  la extrema derecha estadounidense “Alt-right” para desestabilizar la unión de la ciudadanía europea o activar cambios políticos[2][3].

 

No. La Unión Europea no es un ente inútil y llena de burócratas preocupados solo por la economía.

 

Recordemos que desde la UE ya se advirtió que el coronavirus constituiría una amenaza seria para nuestros países y se recomendaba evitar las aglomeraciones de personas. Asimismo, recordamos que España es uno de los países de la UE cuyo porcentaje del PIB se encuentra por debajo de la media europea, destinando durante el año 2017 un 8,9%, frente al 9,9% europeo[4], según los datos de EUROSTAT, la Oficina Europea de Estadística.

 

Buena prueba de la gestión europea son los 870 millones de euros que el Banco Central Europeo ha destinado a compra de activos públicos y privados[5] (destinado a la financiación de países y empresas), los cerca de 300 millones de euros ya aprobados en la lucha contra el COVID19 en la búsqueda de la vacuna[6] o los más de 37 mil millones de euros destinados por la Comisión Europea en ayudas a sistemas de salud, mercados laborales, empresas y pymes, de cara a garantizar la liquidez del sistema financiero[7], la flexibilización en las reglas sobre ayudas de Estado, el levantamiento de la cláusula de emergencia del Pacto de Estabilidad, así como la propuesta de activación de la cláusula de salvaguardia del presupuesto de la UE (siendo esta la forma de garantizar que los Estados miembros puedan responder con todos sus medios sociales y económicos a la crisis del coronavirus)[8].

Además, la propia Comisión Europea ha lanzado SURE[9], iniciativa que dibuja un esquema de subsidios públicos al mantenimiento de empleo para Italia, España y el resto de países afectados. Esto es obra de la solidaridad entre los países europeos y se dotaría de 100.000 millones de euros[10].

La protección de los/as consumidores también ha sido un eje prioritario de la actuación europea, luchando contra las falsificaciones de medicamentos o productos como geles y mascarillas.

Por su parte, el Parlamento Europeo aprobó el pasado mes de marzo tres medidas urgentes[11]:

  1. La iniciativa de inversión en respuesta al coronavirus, que moviliza más de 37 mil millones de euros de fondos comunitarios. Este dinero se dedicará a los sistemas de salud, las pymes, los mercados laborales y otras partes vulnerables de las economías de los Estados miembros
  2. La extensión del Fondo de Solidaridad de la Unión Europea, que va a movilizar hasta 800 millones de euros en la UE. El dinero podrá utilizarse para asistencia médica, así como para medidas de prevención, control y vigilancia de la propagación de enfermedades
  3. Suspensión temporal sobre la normativa de franjas horarias de los aeropuertos, hasta el 24 de octubre de 2020 – esto es, suspende temporalmente los “vuelos fantasma”

Asimismo, el Mecanismo Europeo de Protección Civil está ayudando a la ciudadanía europea que se encontraba fuera de la UE a regresar a sus hogares[12], está coordinando un trabajo junto a los Estados miembros para lograr más equipos y está constituyendo una reserva de equipos médicos disponible para quienes lo necesiten.

La UE fue pionera en ayudar a China, a través del envío de más de 55 toneladas de equipos de protección al país y destinar más de 10 millones de euros para la investigación, además de los que ya ha destinado en investigaciones europeas.

 

Por tanto, el Parlamento, que es la voz de la ciudadanía europea, funciona. La Comisión, funciona. El Banco Central Europeo, funciona.

Y la solidaridad europea también funciona entre algunos países. Por ejemplo[13], Chequia ha ofrecido 10.000 trajes de protección a Italia y otros 10.000 a España, Bélgica ha repatriado a ciudadanos/as de 14 países de la UE, Alemania ha donado 8 millones de guantes a Austria, Francia ha enviado más de 1 millón de mascarillas a Italia y 20.000 trajes protectores, Austria ha enviado 1.6 millones de mascarillas a Italia, etc.

 

Es el Consejo Europeo, la intergubernamentalidad, quien parece no terminar de arrancar. Esta institución se compone de los jefes de Estado y de Gobierno de los diferentes países de la UE, además del presidente del Consejo Europeo y la presidenta de la Comisión Europea. Si bien ya se aprobaron los corredores sanitarios, en referencia al suministro regular de bienes esenciales y material médico garantizado y de protección dentro del mercado único, como clave para atajar la crisis del COVID-19, esta medida es insuficiente[14].

Desde el Consejo sí se aprobó la necesidad de proteger los activos estratégicos y las tecnologías frente a inversiones extranjeras que busquen aprovecharse de la crisis del COVID-19, si bien faltó la propuesta conjunta de reactivación de la economía de la Unión Europea.

 

El discurso del vicepresidente del Partido Popular Europeo[15], Esteban González Pons, dejó entrever que algo se está haciendo mal esta institución. Como apuntó, “ser solidarios es ser europeos” y concluyó que “la generación que más está sufriendo el virus es la de los padres de Europa. Está atacando a la generación que nació en la posguerra, la que construyó la economía europea, la que generalizó la Sanidad Pública y la Educación Pública, a la generación que devolvió la democracia a España, Portugal y Grecia, a la que derribó el Muro de Berlín, a la que renunció al franco y al marco en favor del euro. Lo mínimo que se merecen es que nosotros les demostremos que Europa está ahí cuando ellos la necesitan y que sea verdad”.

 

Pero, ¿cuál es el motivo de la discrepancia?

Los denominados “coronabonos”, esto es, las fórmulas que suponen la emisión de una deuda pública colectiva compartida por todos los países miembros de la Unión Europea. De este modo, se mutualizarían la deuda y riesgos entre todos los países de la UE. Así, el Banco Central Europeo emitiría deuda con mayor garantía que la deuda soberana de cada país, dado que la responsabilidad de pago sería compartida. Con ello, se simplificaría el acceso a los mercados de capitales, al ser menor el riesgo conjunto entre todos los Estados miembros.

En este sentido, transcribimos la explicación de VozPópuli para entender estos coronabonos[16]:

“Para explicar esto, vamos a suponer que en España, en 2020, todo esto implica pasar de un déficit previsto del 2% a un déficit real del 10% sobre PIB. El aumento de la deuda pública provocado por el coronavirus sería de un 8% sobre PIB, unos 100.000 millones de euros. Lo mismo pasa en Italia, Francia, Alemania... No es disparatado estimar para la UE un billón de euros como aumento de la deuda pública provocado por la pandemia.

Pues bien, la idea de los coronabonos es que ese billón de euros de deuda comunitaria adicional no sea captado por cada país individualmente emitiendo bonos en el mercado, como más deuda nacional, a los tipos de interés de cada país.

La idea es que ese billón de euros sea captado por la UE, siendo la UE la emisora de los bonos en el mercado y pagando el tipo de interés correspondiente a la solvencia de la UE. Ese tipo sería algo superior al tipo del bono alemán pero, en todo caso, estaría en torno a cero.

La UE repartiría los fondos obtenidos entre cada país según su  "contribución" al billón de euros. La UE sería la responsable frente al mercado en orden al pago de los intereses y la devolución del capital, pero recuperaría de cada país la parte que le toca a cada uno. Esto son los coronabonos o eurobonos para la pandemia”.

 

Esto es algo a lo que países como Alemania o Países Bajos – erigidos como líderes – se oponen, al menos, de momento, bajo la premisa que tuvieron durante la crisis financiera de 2008, conforme a la cual “mutualizar la deuda implica socializar el despilfarro”.

El primer ministro de los Países Bajos, Mark Rutte, apuntó que “Cada Estado debe tomar las medidas necesarias a nivel nacional” y criticó duramente a Italia, al que acusó de querer Europa solo en tiempos de crisis, tras las actitudes euroescépticas recientes y la falta de colaboración en asuntos como la crisis migratoria. Países Bajos sería uno de los Estados miembros que, previsiblemente, no se beneficiaría de estos coronabonos ni de un rescate, al tener constituidas reservas suficientes. Asimismo, desde este país se criticó que los países que más dificultades económicas atravesaron durante la crisis de 2008 no emprendieran profundas reformas económicas estructurales por si otra situación imprevista volvía a suceder.

Sin embargo, economistas holandeses coinciden en señalar que “dejarán de ser el Norte rico si el Sur cae”[17]. En este mismo sentido, la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González, ya dejó caer una premisa: si se hunde el barco, da igual que seamos pasajeros de primera o segunda clase. El barco se hundirá para todos.

Países Bajos y Alemania continuaron siendo la “hormiga” de la fábula y mantuvieron una política de gasto público comedido y contenido. Noticias como que España, en 2012, era el país del mundo con más coches oficiales, resultan llamativas[18].

Alemania habría destinado ya más de 750.000 millones de euros para contener la epidemia del coronavirus, frente a los 25.000 millones iniciales del norte de Italia.

El Sur defiende que ahora no nos encontramos ante una situación normal y que es una crisis que no entiende de fronteras. Que puede afectar a cualquier país por igual y que Italia o España no son responsables del coronavirus.

Parte de la respuesta holandesa se puede explicar por el aumento del euroescepticismo y del ultranacionalismo en el país, que parece ahogar la respuesta del gobierno. Aunque parece que en las últimas horas se han retractado y estarían dispuestos a colaborar con más de mil millones de euros a un Fondo europeo de lucha contra el coronavirus[19] - se trataría de una donación.

Los coronabonos fueron apoyados en el Consejo por Italia, Francia, España, Portugal, Grecia, Irlanda, Luxemburgo, Eslovenia y Bélgica. 9 de los 27 Estados miembros de la UE. Estos coronabonos formarían parte del “Plan Marshall” de regeneración de la economía europea propuesto por países como España. El propio secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurría, reclamaba este Plan Marshall, apuntando que “En nuestro mundo globalizado, los problemas ya no pueden abordarse desde el interior de las fronteras nacionales, ya sea un virus, el comercio, las migraciones, los daños medioambientales o el terrorismo”[20].

Desde Francia se ha recomendado comprar “francés”, en contra del espíritu de la Unión Europea[21]. Vemos que aún queda mucho por hacer en cuanto al fomento del europeísmo entre los gobiernos nacionales, si bien la Comisión Europea tomó cartas en este asunto y ordenó a los gobiernos francés y alemán la reapertura del mercado de productos sanitarios, ante el cierre inicial que decretaron.

 

Particularmente crítico se ha mostrado el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, al apuntar que “los gobiernos nacionales no son Europa”[22] y llama a la reflexión a los países insolidarios ante la fractura del mercado interior con la siguiente pregunta “¿A quién venderán ahora su tecnología y sus tulipanes?[23]. El comisario europeo de Gestión de Crisis, el esloveno Janez Lenarcic, también señaló que “sin solidaridad, la UE no controlará la pandemia”[24].

 

Otra de las opciones que se ha puesto sobre la mesa es acudir al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), el fondo de rescate europeo que podría prestar hasta 410.000 millones de euros[25][26] y que permite inyectar dinero directamente en las arcas públicas, sin intermediación de la banca privada. Se podrían otorgar préstamos de hasta el 2% del PIB a los países europeos – podría llegar a elevarse en función de la gravedad de la crisis del coronavirus. España, por ejemplo, está en contra de esta medida, por el lastre económico que supondría, además de la pérdida de poder económico en la Unión Europea y a nivel mundial[27], más allá de la estigmatización y del control fiscal y económico que la UE podría llegar a imponer al país.

 

Por lo pronto, la flexibilidad total del gasto público que pueden realizar los Estados miembros, aprobada por el Consejo de la UE[28] (y rompiendo así la regla establecida entre todos los Estados miembros de elevación de la deuda pública del Pacto de Estabilidad y Crecimiento), y los 750 mil millones anunciados por el Banco Central Europeo, parecen las medidas más ambiciosas y con un impacto más inmediato. Habrá que ver qué decide el Consejo finalmente. Incluso la Comisión prevé introducir una cláusula de estímulo en la economía europea en el próximo Marco Financiero Plurianual[29].

 

El retorno del euroescepticismo y el auge de los nacionalismos acechan si no se muestra un consenso y una unanimidad en la respuesta de la UE ante la crisis sin precedentes del COVID-19, el mayor reto de la UE tras la II Guerra Mundial, en palabras del presidente del Parlamento Europeo. Esta situación preocupa especialmente en países como Italia, donde actualmente el 88% de la ciudadanía siente que la UE no ha hecho lo suficientemente por ellos/as, y el 67% se declara en contra de la UE, frente al 47% que así lo hacía en noviembre de 2019[30].

El Banco Central Europeo está actuando como el “ángel de la guarda” de la UE, permitiendo que los tipos de interés del Sur de Europa no se disparen, mediante los incentivos a la compra de deuda pública.

 

El Consejo Europeo y el intergubernamentalismo no pueden permitirse el lujo de condenar el futuro de la Unión Europea. No nos podemos permitir ser 27 países diferentes corriendo hacia China en busca de mascarillas, respiradores y medicación, y debemos actuar como un ente único y unido. Como una Unión. Y acabar con las reacciones nacionalistas.

Si queremos más Europa, dejemos que sea quien detente las competencias. Actualmente, tenemos la Europa que los gobiernos nacionales desean. Y ahora únicamente puede adoptar medidas complementarias y de apoyo, a través del método abierto de coordinación[31] - siendo la realidad de las competencias europeas la elaboración de recomendaciones y estrategias sanitarias.

 

 

 

[1] Fuente: https://ec.europa.eu/culture/policy/audiovisual-policies/literacy_es

[2] Fuente: https://www.politico.eu/article/russia-china-disinformation-coronavirus-covid19-facebook-google/?fbclid=IwAR0t3r8hek83Mhg7okyMBVQGUZIfX970yNVNr-I_rVL0TzzbM4W37MFRE6E

[3] Fuente: https://www.instagram.com/p/B-b5ZAtjtF4/?igshid=nfk3wnvhtdsw

[4] Fuente: https://euractiv.es/section/all/news/espana-por-debajo-de-la-media-de-la-ue-en-gasto-sanitario/?fbclid=IwAR0_0Lf-LROO-7VRPrtoYBAc-AP7H8evS-FulAr5Qw1x11uNoT667xV4qBk

[5] Fuente: https://www.ecb.europa.eu/press/blog/date/2020/html/ecb.blog200319~11f421e25e.en.html

[6] Fuente: https://www.europarl.europa.eu/news/es/headlines/society/20200323STO75619/la-ue-apoya-la-investigacion-para-combatir-el-coronavirus

[7] Fuente: https://elpais.com/economia/2020-03-10/la-ue-movilizara-25000-millones-para-afrontar-la-crisis-del-coronavirus.html

[8] Fuente: http://cde.ugr.es/index.php/union-europea/noticias-ue/949-la-comision-propone-que-se-active-la-clausula-general-de-salvaguardia-del-marco-presupuestario

[9] Fuente: https://twitter.com/ComisionEuropea/status/1245302711555371008, https://ec.europa.eu/commission/presscorner/detail/es/ip_20_582?fbclid=IwAR2GDD56lzTnvyx0MsbJvvi6DyXhtIFnQoOPkN8YeVGIvU4GUedPjXmh7ZU

[10] Fuente: https://elpais.com/economia/2020-03-31/bruselas-estudia-movilizar-100000-millones-para-un-fondo-de-paro-comunitario.html?utm_source=Facebook&ssm=FB_CM&fbclid=IwAR2Jk79G8wiX_k2Ov4s5Mp5c-t2gukFY7pwMMM4SxhbMw4NgZRfO5g3bBTU#Echobox=1585754112

[11] Fuente: https://www.europarl.europa.eu/news/es/press-room/20200325IPR75811/covid-19-el-parlamento-aprueba-las-primeras-medidas-de-apoyo-de-la-ue

[12] Fuente: https://ec.europa.eu/spain/news/20200320actions_of_the_European_Commission_against_Coronavirus_continue_es?fbclid=IwAR2enTgk1APcJPHT1FGpcPls3GXLH1SlKXwzu26NJKmBsvKVJTHFsGTuNME

[13] Fuente: https://www.instagram.com/p/B-ZFTGpFS8j/?igshid=10feegc16icmh

[14] Fuente: https://www.europarl.europa.eu/news/es/press-room/20200318IPR75201/exportacion-de-mascarillas-el-mercado-unico-contribuye-a-proteger-la-salud

[15] Está disponible en el siguiente enlace: https://twitter.com/gonzalezpons/status/1243594266758254592

[16] Fuente: https://www.vozpopuli.com/elliberal/politica/Coronabonos-imprescindibles_0_1340866310.html

[17] Fuente: https://es.noticias.yahoo.com/alertas-econ%C3%B3micas-rutte-norte-rico-125946039.html?guccounter=1&guce_referrer=aHR0cHM6Ly93d3cuZ29vZ2xlLmNvbS8&guce_referrer_sig=AQAAAB6-mz-SZelKAj7aVV2Hf4COLYVBvAAuvFc5fJXDj_AraGKzFZKljTOmmSF3vAuEXig3UIdstGX_M-r05D846cgShmwB8jSy0ZjQ8UWJpPVnYU3qcV0bxZZRluzk0OLcm53djNo-ed4j9H7bvLAWRB3xHGHAlOVLyDt3CnQGoFBl

[18] Fuente: https://www.periodistadigital.com/politica/partidos-politicos/20120628/espana-pais-mundo-coches-oficiales-noticia-689400933476/

[19] Fuente: https://nltimes.nl/2020/04/02/netherlands-willing-contribute-eu1-billion-eu-coronavirus-fund

[20] Fuente: https://elpais.com/economia/2020-03-21/la-ocde-pide-un-plan-marshall-para-afrontar-la-crisis-del-coronavirus.html

[21] Fuente: https://www.irishtimes.com/news/world/europe/coronavirus-european-solidarity-sidelined-as-french-interests-take-priority-1.4216184#.XoRpyXzvJPM.twitter

[22] Fuente: https://www.elindependiente.com/politica/2020/03/28/la-verguenza-de-europa/

[23] Fuente: https://www.instagram.com/p/B-SL-wRCE6w/?igshid=12qqh4ucu02pf

[24] Fuente: https://elpais.com/sociedad/2020-03-29/janez-lenarcic-comisario-europeo-de-gestion-de-crisis-sin-solidaridad-la-ue-no-controlara-la-epidemia.html

[25] Fuente: https://www.publico.es/economia/ni-coronabonos-ni-fondo-rescate-cumbre-ue-italia-pedro-sanchez.html

[26] Fuente: https://www.publico.es/economia/ue-permite-flexibilidad-total-gasto-publico-atajar-crisis-coronavirus.html

[27] Fuente: https://www.rtve.es/noticias/20200327/son-coronabonos/2010795.shtml

[28] Fuente: https://www.consilium.europa.eu/en/press/press-releases/2020/03/23/statement-of-eu-ministers-of-finance-on-the-stability-and-growth-pact-in-light-of-the-covid-19-crisis/

[29] Fuente: https://euractiv.es/section/politicas/news/von-der-leyen-cree-que-el-presupuesto-de-la-ue-debe-ser-el-plan-marshall-contra-el-coronavirus/

[30] Fuente: https://www.telos-eu.com/fr/politique-francaise-et-internationale/coronavirus-leurope-un-coupable-ideal.html?fbclid=IwAR1iqiIdnc2CvUpEyGPrPDGiY09ht7EB9uQNL9ztSEkhDiPPNXmxqdMHeL4#_ftnref1

[31] Fuente: https://ec.europa.eu/culture/policy/strategic-framework/european-coop_es

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30