Por Mario Villamor Nodal

Desde el 1 al 21 de marzo Ciudad Real se ha llenado de programación reivindicando el papel de una mujer que aún no se encuentra lo suficientemente reconocida y valorada por la sociedad.

Desde el centro de información europea de la provincia de Ciudad Real, Europe Direct Ciudad Real, nos gustaría reconocer la igualdad entre hombres y mujeres, como presupuesto necesario para la democracia. Este principio rige desde la creación de la Unión Europea y es el eje vertebrador de la integración europea.

Falta de reconocimiento y de progreso social, desigualdad y discriminación entre ambos géneros son incomprensibles en el siglo XXI.

Una de cada tres mujeres ha sufrido violencia física o sexual desde los 15 años. Edad, etnia, identidad, discapacidad y orientación sexuales también están interrelacionados con el género y constituyen agravantes en cuanto la discriminación.

Pero el problema, a veces, radica en combatir la base. Luchar contra el «mira cómo va vestida», «esta solo vale para fregar» o entender las relaciones de superioridad de los hombres sobre las mujeres. Respetar la libertad y reconocer la valía de cada uno es aún un reto pendiente. Según una encuesta del Eurobarómetro del año 2016, la violencia contra las mujeres sigue estando bien vista en algunos países de la Unión Europea y esto ha de cambiar. 

Todo ello, a pesar de que la mayoría son países signatarios del Convenio de Estambul del Consejo de Europa, que obliga a los países a prevenir y penalizar todas las formas de violencia, proteger a sus víctimas y procesar a los autores.

Como dijo el escritor hindú Krishnamurti, «La violencia no es sólo matar al otro. Hay violencia cuando uno emplea una palabra agresiva, cuando hace un gesto de desprecio a una persona, cuando obedece porque tiene miedo».

Igualdad, liderazgo, empoderamiento y seguridad son palabras que aún resultan extrañas a gran parte de las mujeres. Ya sea cuando salen a la calle, en sus relaciones laborales y en la manera en que son tratadas en el día a día. A modo de ejemplo: la brecha salarial de género implica que, de media, las mujeres ganan un 16% menos que los hombres en la Unión Europea. Y aunque en 2017, la UE presentó un plan de acción en este sentido, la implementación de esta normativa en los Estados miembros sigue siendo un reto.

El compromiso de la UE, por tanto, es facilitar a las mujeres las mismas posibilidades de inserción y remuneración y romper los techos de cristal. Por ejemplo no verse en la disyuntiva de familia o trabajo.

Es por ello que también se ha aprobado la Directiva europea sobre conciliación de la vida familiar y profesional, mediante la de beneficios sociales como la protección frente al despido a las trabajadoras embarazadas y a las personas que se toman permisos familiares.

En distintos ámbitos, donde la mujer ha estado tradicionalmente más relegada también se están llevando a cabo distintas acciones, fomentando la presencia femenina en el campo digital, en debates, en la ciencia y el emprendimiento.

Educar es avanzar, es progresar. Y es nuestra responsabilidad el cómo queremos que evolucione la sociedad. Garantizar la igualdad de derechos sociales y acabar con la brecha salarial, el acoso o la violencia machista deben ser nuestros primeros pasos. Aún no existe legislación a escala europea, por ejemplo, que garantice el derecho a la igualdad de género.

España y Portugal somos los más proclives a que la UE tome más acción en la igualdad de trato entre hombres y mujeres. Esto quiere decir que estamos avanzando en una buena línea.  

La Unión Europea es nuestro hogar y el mundo es nuestro espejo en el que debemos vernos y desde la juventud es desde donde debemos empezar a tomar conciencia y acción para trabajar en pro de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. 

«La lejanía de una futura educación en la Unión Europea de carácter uniforme»
Por Mario Villamor Nodal


Me apunté al curso de YVOTE Convention en Düsseldorf (Alemania) sin una imagen clara de qué era la participación civil y, puedo decir que, una vez finalizado este, ha adquirido un nuevo significado, mucho más amplio. Y ya no solo de esto, sino también de cómo dirigir la esfera política de manera clara y efectiva. Y esto ha sido posible en tan solo una semana en Düsseldorf. Ha sido una gran inversión y una excelente oportunidad.
La democracia es una palabra compleja con un significado confuso. A veces, solo la entendemos como ir a las urnas cada cuatro años. Pero también implica nuestro derecho de petición al Parlamento Europeo, la representación que nuestros políticos ejercen en la Unión Europea, las consultas públicas y el poder que tenemos de definir nuestro destino y asegurar el adecuado funcionamiento de las instituciones europeas a través del Defensor del Pueblo Europeo.

La lucha acerca de quién ostenta la iniciativa legislativa en la Unión Europea continúa siendo un tema candente. Sin embargo, en la reunión que tuvo lugar en la Convención de Yvote entre el Comisario Europeo de Educación, Cultura, Juventud y Deporte, Tivor Navracsics y la miembro del Parlamento Europeo, Sabine Verheyen, hubo una excelente armonía entre ambas instituciones.

La Convención comenzó con una interesante dinámica donde ciertos miembros de cada grupo tenían la ardua tarea de crear historias a través de imágenes aleatorias que se proyectaban en un powerpoint. Todo ello relativo a la habilidad de improvisar y de hablar en público.

Tras el desarrollo de las dinámicas de presentación entre los participantes, aprendimos la importancia de la sociedad civil en un contexto europeo. Todos nosotros somos sociedad civil, somos el futuro y vamos a decidir el futuro de la Unión Europea, que está bajo la amenaza de nuevos retos políticos. La democracia se construye cada día a través de las acciones de asociaciones, proyectos de ámbito local, provincial, regional, nacional, europeo, internacional, voluntariado, etc. Pero tenemos que hacernos oír mediante estos canales.

La actividad de “Fishbowl Discussion” fue llevada a cabo de manera simple y mediante un interesante debate que procuraba alcanzar un consenso entre los participantes, donde se plantearon preguntas en las que todos tenemos una opinión, como pueden ser:
La edad de voto debe ser rebajada a los 16 años
La edad para comprar alcohol debe ser rebajada a los 16 años
Puedes ser representante político a los 18 años

El debate con los políticos europeos fue especialmente apasionante. Subrayaron que la prioridad europea es destinar más financiación al programa Erasmus Plus, aunque también pusieron de manifiesto que la actual prioridad de los gobiernos nacionales (y de la UE en su conjunto) no es la de centralizar competencias a un nivel europeo. La educación europea de carácter uniforme ni está ni se la espera.

Tras ello, debatimos acerca de la campaña del Parlamento Europeo “Esta vez voto” que busca incentivar la participación de la juventud en las próximas elecciones de mayo. Distintas asociaciones expusieron buenas prácticas y realizamos una pequeña simulación del Parlamento Europeo, promoviendo el debate entre la ciudadanía sobre distintos temas, como el ejército europeo o la creación de un Ministro de Asuntos Exteriores para la UE.

Identificamos distintos problemas de la sociedad civil a través de una lluvia de ideas; aprendimos a dirigirnos a los políticos mediante la redacción de recomendaciones políticas (y vimos su posible viabilidad en la vida real). En mi caso, trató sobre la inclusión social y la promoción del acceso a la información para distintos colectivos y minorías. También nos visitó el miembro del Parlamento Europeo Arnd Kohn, con el que comentamos distintos temas generales de la UE.

En el curso participamos gente de Serbia, España, Bielorrusia, Alemania, Hungría, Eslovenia, Finlandia, Países Bajos o Reino Unido y compartimos distintas experiencias y realidades sobre nuestros propios países durante estos días y pusimos de relieve la participación civil en distintos contextos.

En resumen, ha sido una experiencia increíble que tengo que agradecer a Erasmus +, AEGEE Düsseldorf y el equipo de YVOTE.

Más info: https://yvote.eu/news/a-participants-view-on-a-y-vote-convention/?fbclid=IwAR2hDCQF5nKcf-N6vqAHj_I3DqaOJ8YoOl4AYohw5AeDZBzyrHhWB85zpYA

Por Mario Villamor Nodal y Teresa Pareja Sánchez

La polémica está más viva que nunca. El Parlamento Europeo dio luz verde a la nueva normativa europea sobre derechos de autor en el entorno digital, por 348 votos a favor.

Respecto al artículo 13 (actual artículo 17), como informa el Parlamento Europeo, busca mejorar la posición de los artistas al invocar su derecho a una remuneración justa cuando sus obras son utilizadas y distribuidas en línea por terceros.

 

Según el texto aprobado hasta el momento por la Unión Europea, las plataformas tendrán que velar porque el contenido que alojan no suponga violaciones de copyright. Es decir, servicios como Facebook, Twitter o Google tendrán que adoptar medidas y usar técnicas de reconocimiento de contenidos para bloquearlos directamente.

Hasta la fecha, para que se diera la situación de eliminar un vídeo debía existir una denuncia del poseedor de los derechos, pero no se monitorizaba la subida de este tipo de contenidos. Con esta nueva ley las grandes plataformas deberán monitorizar el contenido a escala masiva y detectar posibles infracciones.

Actualmente, el filtro de contenido de YouTube ya se le ha activado en varias ocasiones y se ha tenido que reclamar alegando un uso legítimo de los fragmentos. Con la aplicación de esta nueva directiva, las propias compañías como YouTube, Instagram o Twitter serían las responsables y se prevé que la aplicación del bloqueo sea mucho más estricta.

Como indica el youtuber Jaime Altozano, una de las soluciones que pueden realizar los creadores de contenido es pasarse al inglés. En el mercado anglosajón no se aplicaría esta normativa (pues se sigue la doctrina del “Fair Use”, como se explica en su vídeo) y esto les permitiría saltarse el filtro de YouTube para poder crear contenido sin temor a ser bloqueado.

Con todo, seguramente, y debido al coste de este tipo de monitorización, el requisito del actual artículo 17 solo se aplique a "grandes plataformas que alojen una cantidad significativa de contenido y que lo promuevan". Quedan por tanto fueras webs más pequeñas, aunque la línea entre un tipo y otra no está bien definida.

 

 

¿PERO QUÉ HAY DE CIERTO EN LAS ALARMAS QUE SE HAN ENCENDIDO EN TODOS LOS OPERADORES DIGITALES?

  1. Ahora se garantiza que los periodistas recibirán parte de los ingresos que la empresa haya obtenido por derechos de autor.

En este sentido, se busca que los editores de noticias obtengan más ventajas y remuneración del empleo de sus obras online. Más respeto a los créditos y a la autoría, ante la reproducción de las noticias online. Podremos compartir fragmentos sin necesidad de permiso, no textos enteros.

 

  1. Las plataformas online, como Youtube o Twitter, ahora pasarán a ser las responsables y las garantes del material protegido por derechos de autor sin previo pago que los usuarios suban a internet, incluso a través de terceros.

Mediante la adopción de unos filtros de carga se permitirá que los autores perciban una justa remuneración. La Directiva como tal no crea filtros automáticos en las plataformas en línea. Únicamente se aclara que una plataforma en línea no debe ganar dinero gracias al material creado por personas sin pagarles por ello.  El debate está presente: ¿resulta limitativo de la libertad de expresión? ¿Es el fin de los pequeños creadores? La respuesta es no.

 

  1. Se mantiene vivo el humor: gifs y memes están exentos de esta nueva regulación europea.

El uso de material ajeno protegido por derechos de autor ahora pasará a ser objeto de reconocimiento y de una remuneración que irá a parar al creador original del contenido. Vuelve la polémica: la criba que se hará para controlar, por parte de las plataformas digitales, ¿afectará a la forma en que los usuarios comparten los contenidos en línea? La respuesta ha de ser negativa.

Los Estados miembros pasarán a ser los encargados de proteger la libertad de subir y compartir contenido con intención de citar, criticar, caricaturizar, parodiar o imitar.

 

  1. El conocimiento en línea está exento. Así, la gigante enciclopedia digital Wikipedia no entraría dentro del ámbito de esta normativa.

Además, las pequeñas y medianas nuevas empresas tendrán unos requisitos menos estrictos que las grandes compañías en sus tres primeros años de actividad, cuyo volumen de negocios anual sea inferior a diez millones de euros y cuyo promedio de visitantes únicos mensuales no rebase los cinco millones.

 

  1. La «guerra» en materia de derechos de autor con EE.UU está latente.

De este modo, Estados Unidos es el principal beneficiario en cuanto a la remuneración por derechos de autor, a pesar de tener la UE muchos más empleos y obras protegidas.

El objetivo, por tanto, es claro: que los creadores europeos reciban una remuneración justa.

La Asociación Europea de Consumidores muestra su disconformidad respecto al texto, por su desequilibrio entre las partes afectadas. Google, por su parte, considera esta normativa dañina para la economía digital europea.

La Federación Europea de Editores la considera un impulso a la creatividad y al conocimiento europeo. Asimismo, para la Asociación Europea de Editores de Periódicos se ha producido un gran avance para el periodismo profesional.

Habrá que ver cómo implementa cada Estado miembro esta Directiva en su legislación y qué efectos tiene después.

 

Qué propone Google

Google ha recalcado que apoya los objetivos del artículo 13, aportando distintas soluciones. En este sentido, se busca una legislación que, al mismo tiempo que protege las infracciones de derecho, preserve los derechos de usuarios y creadores de compartir en internet.

Google persigue la colaboración entre plataformas y titulares de los derechos para delimitar e identificar qué contenido les pertenece. Además, que exista un mecanismo de notificación previo a la retirada y finalmente una negociación de buena fe donde identificar fácilmente las licencias y los derechos.

Igualmente, YouTube ha alentado a los creadores que expliquen en un vídeo su postura sobre el artículo 13 (actual artículo 17), e incluso ha creado una web dedicada, 'Save Your Internet', donde resumen su postura frente a la nueva ley.

                                                                                                                            

FUENTES:

https://saveyourinternet.eu/ y https://www.xataka.com/legislacion-y-derechos/que-articulo-13-que-google-youtube-estan-haciendo-campana

http://euroefe.euractiv.es/5533_dosieres/6043247_cinco-pistas-para-entender-la-nueva-normativa-europea-de-derechos-de-autor.html#;

http://euroefe.euractiv.es/6298_ciencia-y-tecnologia/6041599_europa-protege-los-derechos-de-autor-en-la-era-digital.html;

http://www.europarl.europa.eu/news/es/press-room/20190321IPR32110/el-parlamento-aprueba-las-nuevas-normas-sobre-derechos-de-autor-en-internet

https://www.xataka.com/legislacion-y-derechos/que-articulo-13-que-google-youtube-estan-haciendo-campana

https://www.youtube.com/watch?v=7gAlFi3K6lw

https://www.youtube.com/watch?v=FO0P_bJZMyI

Por Teresa Pareja Sánchez

Introducción

En junio de 2018 el Parlamento húngaro promulgaba una de las leyes más criticadas de todos los tiempos, entre otras cuestiones porque supone una clara vulneración de los derechos humanos y de los principios rectores de la Unión Europea.

Esta ley prohíbe a los indigentes dormir en las calles, concibiendo la falta de casa como un crimen, de tal forma que en la práctica, la ley, que endurece una normativa previa (del año 2012), habilita a la policía a detener a los indigentes y confiscar y destruir sus pertenencias.

Además, la ley reprende con multas, penas de trabajos sociales e incluso cárcel, a aquellos indigentes que se nieguen a cumplir con la prohibición de dormir en la calle.

La ley, que se deriva de una reforma constitucional que ya establece como delito dormir en la calle, ha sido aprobada gracias a la mayoría absoluta del partido del primer ministro Viktor Orban (el partido Fidesz- Unión Cívica Húngara).

Son tal el revuelo y polémica generados, que el debate jurídico han superado las barreras nacionales. Así por ejemplo:

  • La BBC hizo eco de la supuesta voluntad del gobierno húngaro liderado por Viktor Orbán, quien asegura que la ley está diseñada para ayudar a las personas sin hogar y que hay suficientes plazas en los albergues para poder acogerlos todos.

A esta acusación responde el Gobierno del primer ministro Viktor Orbán, afirmando que la ley trata de proporcionar condiciones de vida adecuadas para las personas sin hogar, ello a través de la reserva de dinero para ayudarlos, concretamente 9.000 millones de florines (27,9 millones de euros) en el presupuesto de 2018 y un millón adicional para ampliar las capacidades de alojamiento.

«La gente quiere ver la ciudad limpia», explica el doctor Tibor Ivanyi, que dirige el pequeño hospital privado para personas sin hogar de Oltalom, «de alguna forma piensan que cuando los sin techo no estén ya en las calles, todo habrá vuelto a estar en orden».

  • Por su parte, asociaciones de derechos humanos como Human Rights Watch y distintas ONG aseguran que la ley lo único que hace es tipificar como delito el estar sintecho, y ello en un país donde las temperaturas mínimas en invierno pueden llegar a 15º bajo cero.

Igualmente, fue publicado un reportaje, «Sombras de Budapest», con guión de Esther Vázquez, eminentemente crítico con la normativa húngara, que plantea la ley como un retroceso en las libertades individuales.

  • Al mismo tiempo, Naciones Unidas declaraba que el número de personas sin hogar en Budapest supera las 50.000 personas.

Además, desde su aprobación, la legislación fue denunciada por varios jueces húngaros ante el Tribunal Constitucional del país, por considerar que incrementa la exclusión social y contraviene la Carta Magna.

No obstante, el Alto Tribunal dictaminó  que «la prohibición de vivir en las calles no es anticonstitucional», aunque consideró que «al aplicar las sanciones, el Estado debe proceder con precaución».

El Tribunal Constitucional magiar argumenta en este sentido que no existe «el derecho a la pobreza». «Nadie tiene derecho a la pobreza ni a estar sin hogar; esta condición no es parte del derecho a la dignidad humana».

Para el Comité Helsinki, esta decisión es «inaceptable», ya que «las personas sin hogar están siendo expulsadas de la sociedad».

 

  1. Fenómeno del sinhogarismo en la Unión Europea y análisis teórico- jurídico

 

«Los datos son claros: existe una Europa incomprendida y desatendida: la de las personas sin hogar», afirma la FEANTSA (Federación Europea de Asociaciones Nacionales que trabajan con Personas Sin Hogar).

 

Laia Ortiz, teniente de alcalde de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Barcelona y presidenta del Foro Social de la Red Eurocities, afirmó que «es preciso que las instituciones europeas reconozcan la necesidad de cambio de prioridades para hacer frente al sinhogarismo», realidad que, por otra parte, es compartida por numerosos países en la Unión, tales y como Francia, Alemania, Suecia, Reino Unido, Austria o Bélgica.

 

 

Perspectiva jurídica. Necesidad de políticas europeas comunes:

 

Las personas sin techo ponen en evidencia una de las realidades más crudas de exclusión residencial. Su situación supone, sin embargo, tan solo la punta del iceberg en la vulneración del derecho a una vivienda digna.

 

Como premisa, en virtud de las instituciones europeas, la eficacia de las estrategias comunes frente al sinhogarismo queda supeditada fundamentalmente a la fase de  prevención, de la prestación de servicios de calidad para las personas sin hogar, de las posibilidades de acceso a la vivienda, la recopilación de datos, y el uso de definiciones comunes del fenómeno.

 

En este sentido, se crea la Tipología Europea del Sinhogarismo (ETHOS; en inglés), que señala 13 posibles perfiles de personas sin hogar, clasificados en cuatro grupos generales: sin techo, sin vivienda, con vivienda insegura y con vivienda inadecuada.

 

Con la finalidad de cubrir la necesidad de las políticas europeas comunes, la UE participa en las medidas adoptadas por los Estados en este ámbito gracias a la financiación del Fondo Social Europeo (FSE), el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y el Fondo para la Ayuda Europea para los Más Necesitados (FEAD, de conformidad con sus siglas en inglés).

 

Por otra parte, el medio de coordinación de las políticas de la Unión y los Estados es el conocido como MAC Social: Método abierto de Coordinación para la protección social y la inclusión social, encargado de promover los objetivos comunes, y del análisis de las políticas nacionales, con una meta de aprendizaje mutuo.

 

En esta misma dirección, el Pilar Europeo de los Derechos sociales, de reciente creación, y que estableció 20 principios clave para una mayor cobertura de los derechos sociales de los ciudadanos europeos, centró el número 19 en el derecho a la vivienda y la asistencia de las personas sin hogar.

 

Tendencias  de las políticas actuales:

Individualización, autodeterminación y control

 

En primer lugar, la personalización o individualización supone el reconocimiento de las personas beneficiarias de los servicios sociales como individuos con fortalezas, preferencias personales y capacidades, dando lugar a enfoques personalizados basados en la idea de que son los propios individuos los que identifican sus necesidades y deciden acerca del apoyo que desean recibir.

En todo caso, y para la toma de decisiones lo informadas, es preciso que estas personas tengan acceso al asesoramiento e información necesarios.

 

Desde esa perspectiva, en los últimos años se han venido desarrollado en la atención a las personas mayores y a las personas con discapacidad modelos de individualización que tienen como elemento común la búsqueda de una mayor individualización e integralidad de la atención, una mayor capacidad de elección, el reconocimiento de su derecho a la autodeterminación y, en suma, el control de sus propias vidas. El movimiento de ‘vida independiente’, desarrollado especialmente en el ámbito de la discapacidad, es un buen exponente de esta filosofía.

 

 

Reducción de daños y baja exigencia

 

Otra de las más importantes tendencias en las políticas sociales de los últimos años es el incremento del número de los programas de reducción de daños y riesgos, y el consiguiente desarrollo de programas denominados de baja exigencia o de bajo umbral.

 

Estrechamente vinculado con el concepto de reducción de daños, el de «baja exigencia» surge a finales de la década de los 80 y principios de los 90, y ante la necesidad de evitar la exclusión de personas dentro de los propios procesos de inclusión (personas que inician el proceso de inclusión, no se adecúan a su perfil, y fracasan en el intento).

 

De esta manera, y frente a procesos tradicionales basados en el cumplimiento estricto de normas – que hacían referencia al cumplimiento de horarios, abstinencia en los consumos, comportamiento adecuado… y en la cobertura de etapas en plazos determinados, se abren las posibilidades de trabajar con aquellas personas con dificultades graves de adaptación a los programas de alta exigencia, garantizando que estas personas reciben una atención mínima que evite el deterioro de su situación.

 

Frente a ello, se ha propuesto adoptar un programa que apueste por el concepto de inclusión frente al de normalización.

 

 

  1. Otras alternativas: las solución de Finlandia

 

Tal y como refleja el informe de la FEANTSA de 2018, las personas sin hogar «han aumentado continuadamente en todos los países de la Unión Europea» y solo un Estado miembro ha visto reducido el número de personas sin hogar en el periodo comprendido entre 2013 y 2016): Finlandia (un 10 %).

 

   La solución de Finlandia ante este fenómeno se inició hace más de una década: el programa “la vivienda primero”, por el cual:

 

  • Se invierte el tradicional modelo de escalera, por el cual cada persona debería pasar por distintos escalones de vivienda provisional, mejorando paulatinamente su vida.

 

De acuerdo con este nuevo modelo, se otorgan viviendas condiciones, de tal modo que el domicilio se convierte en un fundamento seguro para facilitar a la persona que previamente no disponía de hogar la resolución de problemas.

 

Así, y con apoyo estatal, municipal y de organizaciones no gubernamentales, se construyeron nuevos edificios residenciales y se reconvirtieron los antiguos albergues en viviendas cómodas permanentes.

 

Además, el programa no se limita al reparto de viviendas: los servicios proporcionados incluyen ayuda en trámites burocráticos, educación y empleo, así como en el aprendizaje de habilidades básicas, como la limpieza y la preparación de comida.

 

Por último, desde el punto de vista del coste del modelo, Finlandia ha gastado 250 millones de euros (280 millones de dólares). Pero los gastos han ayudado a ahorrar: el ahorro asciende a los 15.000 euros (17.000 dólares) al año por persona en la asistencia médica de emergencia, servicios sociales y el sistema judicial.

 

  1. La aporofobia desde una perspectiva internacional

 

Elegida como palabra del año el pasado 2017, alude a la aversión o rechazo a los pobres, y se encuadra dentro de los delitos de odio; siendo además contrario a principios consagrados por la DUDH, que ya en su segundo artículo incluye la interdicción a la discriminación, entre otras cuestiones, por la posición económica de aquel que ha visto vulnerado sus derechos.

 

En este mismo sentido, el artículo 9 de la Carta prohíbe las detenciones y condenas arbitrarias, y, por otro lado, tanto en su preámbulo como en el artículo 28 de la misma, se señala el derecho a la plena eficacia de los derechos proclamados en la Carta (entre ellos, el de la prohibición de la discriminación por cuestión de la posición económica), derechos que asimismo (y de conformidad con el artículo 30 de la DUDH), son vinculantes tanto para los particulares, como grupos y Estados[1].

 

En coherencia con la Declaración, y frente a la contradicción de la misma por la ley húngara, nuestro artículo 14 de la Constitución prohíbe cualquier tipo de discriminación por razón, entre otras cuestiones, de las circunstancias personales o sociales de la persona.

 

Asimismo, y en el plano europeo, la Carta de Derechos Fundamentales de la UE prevé como circunstancia discriminatoria la distinción de tratamiento por razón de la posición económica (discriminación con origen en causas patrimoniales).

 

Igualmente, el Convenio para la protección de los derechos y de las libertades fundamentales, señala en su artículo 14 que  los derechos y libertades reconocidos en el texto legal no puede ser objeto de distinciones por razones, entre otras, de fortuna, haciendo así alusión más directa al concepto de aporofobia.

 

En definitiva, y a modo de conclusión, cabe subrayar que, a pesar de todos los avances a nivel internacional en esta materia, a través de textos legislativos de indudable valor en la lucha frente a conductas y actitudes discriminatorias por razón de las condiciones económicas, queda aún un largo camino por recorrer.

 

Algunos de los posibles avances en este ámbito podrían ser: la positivización de la situación económica como circunstancia discriminatoria, que debería ser reconocida expresamente como tal en todos los textos normativos; o una mayor gravedad de las consecuencias de la vulneración del principio de no discriminación por razón de fortuna.

 

Fuentes:

Enlace 1, enlace 2, enlace 3, enlace 4, enlace 5, enlace 6, enlace 7 , enlace 8

 

[1] De forma coherente con la Carta, nuestro Tribunal Constitucional, en su Sentencia 80/92, del 20 de diciembre, señaló la innecesariedad de un desarrollo normativo que señale la vinculatoriedad de las Administraciones Públicas al principio de igualdad, que quedan indudablemente sujetas al mismo.

Página 1 de 3

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28